Escudo de la República de Colombia

La crisis venezolana: escenarios posibles de transición

13 de mayo

Por: Mariana Delgado Barón

El pasado 13 de mayo se llevó a cabo, en FESCOL y en colaboración con el IEPRI, el conversatorio “Escenarios posibles para superar la crisis venezolana: las apuestas de Colombia”. El evento contó con la participación de académicos, políticos y especialistas en el tema de Venezuela, provenientes de Colombia y del vecino país como Juan Fernando Cristo, Francesca Ramos, Antonio de Lisio y Francine Jacome.

 

Los principales temas de discusión y reflexión fueron el papel de la comunidad internacional y de la región en la crisis venezolana, el papel de Juan Guaidó, la posible transición política en este país y el papel de los militares en ésta.

En relación con los hechos del 30 de abril, se señaló que ni hubo golpe de Estado y ni un “día D” que marcara el inicio de una transición política. De igual forma, se mencionó que ningún partido de la oposición comentó la posibilidad de ir a Miraflores el 1 de mayo.

Por otra parte, se reiteró por varios de los participantes la importancia de la participación de los militares en una posible transición. “Los militares son el gobierno y no el punto de apoyo”, de ahí que para algunos el gobierno de Venezuela es considerado “un gobierno militarizado”. Los militares, que cada vez juegan un papel más importante en Venezuela, son una fuerza altamente politizada y controlan los principales sectores del país: el alimentario, los puertos y a PDVSA, por mencionar sólo algunos. Así como es evidente el poder político y económico de la fuerza armada, también lo es su participación en casos de corrupción, narcotráfico y crimen organizado. 

Sobre el papel de los militares en una posible transición, fue generalizada la opinión de que deben ser incluidos en un proceso de este tipo. Uno de los principales desafíos que implicaría dicha participación es el tipo de relaciones cívico-militares que deberían configurarse y que los mismos militares estarían dispuestos a aceptar.

Acerca de la crisis, se destacó que ésta tiene varias dimensiones: una económica y otra humanitaria, que se hace evidente en la emergencia alimentaria, en la escasez de medicinas, y en el corte de los suministros de agua y energía. En este punto uno de los panelistas comentó la dificultad que implica hablar de transición cuando no se ha mencionado el tema de un modelo de desarrollo social.

Sobre la transición y los posibles escenarios, la situación de Venezuela es aún incierta, y para algunos de los participantes, el papel de Colombia dependerá del tipo de transición que se dé. Por lo pronto, se podría afirmar que “Colombia se autoexcluyó de tener una participación más decisiva en Venezuela”. Además, esa transición “debe incorporar a los militares, debe tener el aval de Rusia y de China y el acompañamiento de los cubanos”. Aún no es claro el papel que va a jugar la región en este escenario futuro. Si bien el Grupo de Lima tuvo una posición fuerte frente al tema de Venezuela, quizá en el Grupo Internacional de Contacto se pueda dar un espacio de diálogo para una futura transición.

Por último, no hay que perder de vista la crisis de la frontera que lleva más de 36 años y que en estos últimos años se ha agudizado no sólo por el impacto humanitario, sino también por la presencia de actores armados ilegales que suman más de doce.